ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

30 jun. 2011

EN EL DENTISTA DE LA NACIÓN

FUENTE: www.escolar.net

Mi apuesta: Mariano Rajoy ganará las próximas elecciones con una mayoría holgada, probablemente absoluta. Sin duda, no será por tardes como la de ayer en el Congreso. El término “pato cojo” es incompleto para definir este largo fundido a negro con el que se despide José Luis Rodríguez Zapatero; para cojear, tendría que tener al menos una pierna sana. Incluso así, ante el presidente del Gobierno más derrotado, acosado y cuestionado desde que Adolfo Suárez dejó La Moncloa, Rajoy ha sido incapaz de salir vencedor en un debate del estado de la nación hosco, desilusionante y tan poco esperanzador como una visita al dentista.

Zapatero intentó ayer un imposible: reconstruir su discurso enlazando tres puntos difíciles de anudar. Uno: sus promesas de que la crisis no la pagarían los más débiles. Dos: los casi cinco millones de parados. Y tres: ese recorte social de hace un año, tan difícil de tragar. Tuvo un guiño con las protestas del 15-M al anunciar esa nueva protección para las familias que no pueden pagar su hipoteca. Fue más solvente y convincente que Rajoy por una razón: él no tiene nada que ocultar. ¿Ganó el debate? Depende. Si su rival era el líder del PP, Zapatero volvió a ganar ayer. Si sólo se le pone nota a él, fue como mucho un aprobado raspado.

Mientras tanto, Rajoy perdió otra oportunidad para explicar lo más básico: qué hará cuando gobierne. El programa económico del PP que ayer expuso se resume en tres puntos. El primero: váyase, señor Zapatero. El segundo, redundante con el anterior: España necesita un nuevo Gobierno que transmita “confianza” a los mercados. El tercero: hacen falta “reformas de verdad”. ¿Cuáles? No cambien de canal. Lo sabremos justo después de votar.

No hay comentarios: