ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

27 jun. 2013

LA REFORMA NEOFRANQUISTA DE WERT

wert1

FUENTE: http://canariasenlanube.wordpress.com/2012/12/23/la-reforma-neofranquista-de-wert/

Los recortes y reformas que está imponiendo el ministro Wert suponen una auténtica masacre de la educación pública y una vuelta al modelo escolar franquista, elitista y segregador. Darán al traste con los principales avances en la educación pública que se habían conseguido durante la democracia, como un incremento notable de la red de centros públicos y de profesorado, bajada de ratios de alumnado por aula, ampliación de la edad escolar obligatoria, escolarización casi total desde los 3 años y mayor acceso a estudios superiores de las capas populares.

Esta línea de conquistas viene siendo sistemáticamente atacada desde hace tiempo, en diferentes Comunidades Autónomas, especialmente por los gobiernos del PP, cuya ideología mercantilista y privatizadora (“menos Estado y más mercado”) quiere convertir la educación en un negocio, poniendo gran parte de los nuevos centros educativos en manos de la enseñanza privada concertada, mayoritariamente católica. Este proceso de privatización, que pretende convertir la escuela pública en subsidiaria de la privada, se ha acentuado de forma exponencial en los últimos años. Y más ahora que, con el pretexto de la crisis, se está aplicando todo un programa sistemático de recortes sociales y de estrangulamiento económico de lo público.

Los recortes aplicados suponen no sólo la pérdida de 100.000 plazas de profesorado para el próximo curso, sino que conllevan además la eliminación progresiva de la educación de 0 a 3 años como etapa educativa, la práctica desaparición de la formación permanente del profesorado, la precarización de la función docente (mas horario lectivo, menos retribuciones, sustitución de bajas sólo a partir del décimo día) y la masificación de las aulas (brutal aumento del 20% de la ratio alumnado-aula), que tendrán una grave repercusión en la calidad educativa.

Estos tijeretazos se suman a los que ya han hecho las propias CCAA en años precedentes, reduciendo plantillas, salarios, gastos de funcionamiento de centros, tutorías, desdobles y apoyos, materias optativas, programas de apoyo y refuerzo, módulos de formación profesional, servicios de orientación o biblioteca, ayudas para adquisición de libros de texto, de comedor y actividades complementarias. Con estas medidas, el incremento del fracaso escolar está asegurado.

Y todo ello a la vez que se han extendido los conciertos educativos, incluso en etapas no obligatorias. No sólo se está subvencionando a familias que optan por centros privados de élite, sino que la financiación pública a la educación privada ha crecido un 30% entre 2005 y 2010, en plena época de crisis y recortes a la educación pública, según los recientes datos del INE.
A todo esto hay que sumar el salvaje recorte en Educación Superior y en I+D+i, a la par que la feroz subida de tasas universitarias, el aumento de horas lectivas del profesorado universitario, convirtiendo la docencia en una especie de “castigo” para los no investigadores y expulsando al profesorado asociado por miles.

Este proceso de privatización, segregación y desmantelamiento de la educación pública se busca justificar ideológicamente con la enésima reforma educativa, que ha anunciado el ministro Wert, eufemísticamente denominada ‘Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación’. Esta auténtica contrarreforma educativa no sólo da pasos en sentido contrario a los criterios pedagógicos actuales y a las evidencias científicas vigentes en el campo de la educación, sino que avanza exactamente en sentido contrario, recuperando las reválidas superadas del franquismo, atacando frontalmente la equidad social y segregando al alumnado desde los 12 o 13 años. Sus ejes básicos giran en torno a seis principios fundamentales.

El primero, convertir la educación en una carrera constante de obstáculos y superación de pruebas y reválidas al final de cada etapa. Apuesta por un modelo de enseñanza basado en la presión del examen, frente a un modelo educativo más centrado en las necesidades y motivaciones del alumnado. Es lo que el PP entiende por “cultura del esfuerzo” y “carrera meritocrática”. En vez de buscar estrategias y formas de motivar y entusiasmar al alumnado por el conocimiento y el aprendizaje, se concibe la educación como un camino de penitencia y sufrimiento, trufado de pruebas y exámenes continuos, que convierte la educación en un auténtico viacrucis recuperando el espíritu franquista de la “letra con sangre entra”, en el que las condiciones culturales y socioeconómicas familiares van a ser determinantes del éxito escolar.

El segundo eje sobre el que pivota esta contrarreforma es reducir el número de asignaturas y centrar la carga lectiva en unos contenidos mínimos, que es lo que se viene llamando en la terminología neoconservadora “volver a lo básico”. Dedicar así la educación obligatoria a preparar mano de obra barata, dotada con meros conocimientos instrumentales básicos para acceder a un futuro mercado laboral precario y en constante rotación. Lo que Berlusconi resumió con el lema de las tres “ies”: “Ingles, Internet, Impresa” (traducido en España, este último, por “espíritu emprendedor”). Sólo quienes logren superar todas las reválidas que se pretenden imponer podrán acceder a una formación más completa y cualificada, dirigida a cubrir empleos técnicos intermedios o a puestos directivos quienes puedan pagarse las nuevas tasas de los máster universitarios.

El tercer principio es segregar, seleccionar y clasificar cuanto antes al alumnado mediante “itinerarios”. Itinerarios que son una restauración de la LOCE de Aznar y que no conducen a reducir el abandono y el fracaso escolar, sino a eliminar progresivamente la igualdad de oportunidades y la formación común durante la etapa obligatoria. Se deriva cuanto antes a la población escolar con mayores dificultades hacia la FP, convirtiéndola de nuevo en una vía de segunda categoría, destinada a quienes no logren acceder a Bachillerato. Los programas de cualificación profesional, una vía para aquel alumnado con mayores dificultades de aprendizaje y que sólo se tiende a utilizar en último extremo, después de haber agotado todas las medidas de atención a la diversidad, se adelantan a partir de 2º de la ESO, es decir, con menos de 15 años. Además se empuja a estos programas al alumnado que tenga “situación socioeconómica desfavorable”, equiparando así pobreza y poca capacidad para el estudio, poniendo al mismo nivel ambas realidades, la de tener dificultades en los estudios con vivir en una familia con bajos ingresos económicos.

El cuarto elemento de esta nueva reforma educativa busca someter los centros educativos a las exigencias del mercado, especialmente a la competitividad, estableciendo pruebas externas a nivel nacional, para ofrecer una clasificación de colegios según sus resultados. Con el fin de que los “clientes” puedan comparar y elegir aquél que más ventajas competitivas les aporte a sus hijos e hijas en el futuro mercado laboral. En este mercado competitivo las escuelas se hacen más selectivas, tendiendo a rechazar al alumnado que presenta mayores dificultades y que pueda hacer descender posición en el ranking de centros.

El quinto elemento de esta contrarreforma es la instauración, en coherencia con este modelo de competencia, del ‘pago por resultados’, propio del mundo empresarial, en el ámbito educativo. Se trata de aplicar refuerzos e incentivos a los centros, no ya en función de las necesidades de su alumnado, sino de acuerdo con el puesto en el ranking. Ya se está aplicando en algunas Comunidades Autónomas, condicionando la financiación pública a los resultados obtenidos, mediante los contratos-programa u otras fórmulas similares.

Finalmente, se complementan la resurrección de estas viejas recetas franquistas con el sexto eje, la denominada “Nueva Gestión”. Es decir, gestionar los centros públicos según las recetas de la empresa privada, mediante una mayor autonomía financiera que requiera de fuentes de financiación privadas ante la insuficiencia de la financiación pública. Financiación externa de patrocinadores que imponen sus logotipos y exigencias, introduciendo los intereses privados y mercantiles en la educación pública. A ello se añade la especialización de los centros para ofrecer una oferta competitiva y “diferenciada” a la clientela; así como la “profesionalización” de la dirección escolar como gerentes, expertos en gestión empresarial y de recursos humanos, que gestionarán los centros educativos públicos de forma “eficiente” y con rentabilidad económica.

Por eso es más urgente que nunca que la comunidad educativa aúne esfuerzos y comparta iniciativas contra estas políticas educativas del PP, que suponen el ataque más grave a la educación pública desde la transición, que nos retrotrae al modelo de escuela franquista y que, con la excusa de la crisis, pretende convertir la educación pública en una red subsidiaria y asistencial, mientras potencia e impulsa el negocio creciente de enseñanza privada concertada en nuestro país. Nos jugamos el futuro de nuestros hijos e hijas, y el de la sociedad en su conjunto.

LAMECULOS Y COBARDES


larazon_malos_Estudiantes 
FUENTE: http://blogs.publico.es/pablo-iglesias/277/lameculos-y-cobardes/

Jorge Moruno me mandó ayer una reflexión del anarquista Errico Malatesta para que la usara en el debate de La Sexta Noche sobre la educación. Decía Malatesta que los que no han trabajado nunca hablan siempre en nombre del trabajo, del mismo modo que los que no se han esforzado nunca, hablan siempre en nombre del esfuerzo. Es difícil encontrar una caracterización mejor de los defensores de las reformas educativas de Wert. Mienten hasta la saciedad y jamás han predicado con ejemplo.

Dicen que no se han recortado las becas y la realidad es que en los últimos dos años la partida destinada a becas se ha reducido en más de 200 millones de euros y que el próximo curso casi 100.000 estudiantes tendrán que dejar de serlo. Apelan a Europa y llaman a los jóvenes a ser “aventureros” y a emigrar a ese “extrarradio” de España (no lo olviden, Europa no es el extranjero) al tiempo que las becas erasmus se han reducido un 40% y el próximo curso lo harán en un 70% (de 60 a 17 millones). Si ya era difícil irse de erasmus sin ayuda familiar ¿Quién se podrá ir ahora de erasmus? Sólo los afortunados que puedan pagárselo.

Al tiempo que alientan que se subvencione la educación privada, acusan a las infrafinanciadas universidades públicas de derrochar, cuando la realidad es que la subida de tasas obligará a millares de estudiantes a abandonar sus estudios. Con un 60% de paro juvenil, 6 millones de parados y el sistema Bolonia que dificulta que los estudiantes compatibilicen trabajo y estudios 

¿Cómo demonios van a pagarse la carrera?.

Aluden, sin habérselo leído, a los datos del informe Pisa sobre el fracaso escolar, ignorando que el mismo informe reconoce los logros de la educación en España a pesar de su escasa financiación; casi a la par con Francia en resultados de conocimiento y por encima de Italia. Ignoran que el informe Pisa de 2009 señalaba que los resultados escolares de los estudiantes españoles de bajos ingresos superaba la media de países de la OCDE y que, en el último medio siglo, sólo Corea del Sur e Irlanda superan la evolución educativa española que tuvo que remontar el desastre que representó el Franquismo. Para que se hagan una idea, el 65% de los jóvenes andaluces superan en titulación a sus padres. ¿Por qué hay entonces tanto fracaso escolar en España? Básicamente por dos razones; unos altos niveles de exigencia inexistentes en los demás países (en España no se puede seguir estudiando sin el título de ESO) y por la estafa del boom inmobiliario que empujó a muchos jóvenes a dejar de estudiar para ponerse a trabajar en la construcción.

Pero ¿Quiénes son los defensores de las reformas de Wert? Desde luego nadie de la comunidad educativa, unida como un puño (estudiantes, personal administrativo y de servicios, madres y padres, docentes y hasta los rectores) para enfrentarse a un gobierno que está desmantelando la educación pública. No olvidemos que al tiempo que los licenciados más brillantes de nuestro país negaban el saludo al ministro Wert y el alumno con mejor nota de selectividad lucía la camiseta verde de los defensores de la educación pública, la casta gobernante contrata como asesores a los jefes de sus juventudes, como Juan Carlos Caballero, con sueldos de escándalo o premia la prudencia al volante de Ángel Carromero con un nombramiento como asesor en el Ayuntamiento de Madrid. Esos son los defensores de Wert. 

Ni Carromero ni Caballero recibirán una distinción por su rendimiento académico pero cobran sueldazos al tiempo que exigen a los jóvenes que apechuguen y que asuman que es mejor cobrar 500 euros que no cobrar nada. El caso del más famoso defensor de la política educativa del gobierno, el señor Francisco Marhuenda, es más que llamativo; docente en una universidad pública es materialmente imposible conocer los datos de su rendimiento académico cuando era estudiante. En lo que se refiere a sus tareas investigadoras, nada se dice en la web de su departamento y el portal dialnet aporta magros resultados; todo lo contrario que una mayoría de profesores malpagados que sólo cobran de su actividad docente e investigadora y que se ven obligados a mantener (y a publicar) currículos de excelencia para tener alguna opción de permanecer en la Universidad.

Lo diré llanamente, el modelo educativo de esta derecha convertirá las universidades en un coto privado de aquellos que puedan pagar y destruirá el mérito para favorecer a una casta de cobardes acríticos y lameculos. No es nada nuevo; así se prosperaba en el Franquismo.

25 jun. 2013

LA LENTA MUERTE DEL DIRECTO














 


 
FUENTE: www.elpais.es

El músico estadounidense Bruce Springsteen, durante un concierto Benidorm,en 2009. / MORELL (EFE)

La subida de 13 puntos del IVA en la cultura desangra también a los promotores musicales. El sector prevé perder este verano hasta un 50% de ingreso.

Beyoncé no pasará por España este verano durante su gira mundial. Leonard Cohen y Paul McCartney tampoco. De los cinco conciertos que dio en 2012 Bruce Springsteen, solo tocará este año una noche. Y “porque le gusta venir”, dicen los que le traen. Las grandes promotoras han perdido músculo para atraer a las estrellas del pop y los empresarios pequeños ya no pueden arriesgarse a fracasar con un artista desconocido. No hay margen.

Tras el colapso de los Ayuntamientos que se metieron a promotores musicales, vino algo peor, cuentan los implicados. El Gobierno subió el IVA cultural 13 puntos: del 8% al 21%. Una medida que pretendía aumentar la recaudación del Estado, pero que ha terminado por desplomar la venta de entradas y con ella, los ingresos de la Administración que las grava. Una progresión que, a las puertas del verano (el mejor momento del año para la música en directo), podría dejar los ingresos hasta en un 50% menos respecto al año anterior. El clamor en el sector es abrumadoramente unitario: el Gobierno debe rectificar cuanto antes.

Según un estudio elaborado por las dos principales asociaciones, APM (promotores musicales) y Arte (representantes y directores), que agrupan a unas 400 empresas, la caída de ingresos en taquilla desde septiembre a diciembre de 2012 (los primeros meses de funcionamiento de la subida del IVA) fue del 28,2%, unos 17 puntos por encima de la media anual. Ya en el mes de marzo de 2013, cuando empieza la época más potente para los conciertos, los ingresos netos se desplomaron hasta un 42,19%. Y a eso hay que añadir un 10% destinado a pagar derechos de autor y un 6% para el sistema de venta de entradas.

Cultura en retroceso

El descalabro económico del sector de la música en directo como consecuencia de la crisis y, más concretamente, del aumento del IVA cultural (de un 8% a un 21%) desde septiembre de 2012, se suma a los ya sufridos por los sectores del cine y el teatro. En el caso de la escena, las cifras hablan de una auténtica sangría de público. Los teatros españoles perdieron un tercio de su público entre septiembre del año pasado y enero de 2013, tras la subida del impuesto sobre el valor añadido. En ese lapso de tiempo, el sector teatral dejó de ingresar 33 millones y perdió un total de 1,8 millones de espectadores, según los empresarios de las artes escénicas. La recaudación neta disminuyó un 33% y 600 puestos de trabajo directos desaparecieron, según datos de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA). El cine también navega entre el desastre de la taquilla y la impotencia de quienes lo hacen. En lo que va de 2013 la recaudación en salas ha descendido un 13% (de 182,3 millones de euros a 158,8 millones) y la asistencia a cines se reduce un 16% con respecto al mismo periodo de 2012. En Canarias, donde las entradas no están gravadas con el IVA sino con el IGIC, que es del 7%, la taquilla se ha incrementado un 5,13% en los siete meses transcurridos desde la llegada del ivazo , y la afluencia ha crecido un 10,32%.

Nadie oculta que el impacto de la crisis y la pérdida de poder adquisitivo, que el año pasado ya causó problemas en giras como la de Bruce Springsteen, también influyen. Pero el sector, que ha trasladado repetidas veces su preocupación a los ministerios correspondientes, opina que en lugar de ayudarles con medidas de estímulo, les han condenado definitivamente. Como el ministro de Cultura José Ignacio Wert reconoció hace una semana, esta subida ha afectado “realmente” a la asistencia a espectáculos. Los 13 puntos de diferencia del IVA deben cubrirlos entre los promotores (cada vez con menos margen), los artistas (que mientras tengan otra oferta mejor en Europa rechazarán hacerlo) o el público (que ya no paga precios astronómicos por las entradas).

“El problema es que España está perdiendo la carrera en un mercado competitivo. Nos están poniendo todos los palos en las ruedas. Nos obligarán a quedarnos en casa porque ya no podemos perder más. Nos hemos adaptado, bajado presupuestos… pero el agua ya nos cubre completamente. Hay que volver a lo lógico. Si el objetivo era recaudar, se ha confirmado que no lo han conseguido. Que rectifiquen, por favor”, pide Emilio Santamaría, presidente de la asociación Arte.

La recaudación por IVA, lógicamente, ha subido en los últimos meses. Pero la suma de todos los impuestos que el Gobierno ingresa por el conjunto de esta actividad ha caído en 2,7 millones de euros, según los afectados. ¿Cómo puede ser? Más de 100 empresas dedicadas a la promoción han dejado de operar o se han visto obligadas a reducir el número de trabajadores, como consecuencia del aumento del IVA. Además, se han perdido 500 empleos directos (que en este tipo de empresas equivale a la mayoría de su plantilla). De este modo, aseguran, han caído los ingresos procedentes del IRPF y del impuesto de sociedades, y se ha aumentado el gasto de la Seguridad Social por desempleo (en unos cinco millones).

España se ha convertido en los últimos años en destino predilecto para el turismo de conciertos. El impacto económico que supone la música en vivo para una ciudad puede llegar a los 65,3 millones de euros que genera el festival Primavera Sound en Barcelona, los 17,5 en Bilbao del BBK Live o los 8,2 millones en Murcia del Festival SOS. “Todos los eventos aportan a su ciudad grandes beneficios económicos y sociales. Hoteles, merchandising, restaurantes, transportes… y eso es proporcional al público que logran reunir”, recuerda Pascual Egea, presidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM).

El rock y el pop poseen un público muy militante, opinan los expertos. Si los precios se mantienen en unos niveles razonables, muchos fans prefieren privarse de otros apartados del consumo que del encuentro anual con los ídolos. Y más en estos tiempos de depresión espiritual. “Con la crisis quizá podía pasar que no se llenara del todo o que se tarde más en vender, pero no que no se vendiese”, señala Neo Sala, fundador de Doctor Music. Su empresa, cumplidos los 30 años en el sector, ha perdido alrededor de un tercio de los ingresos como consecuencia de la subida del IVA. Se han congelado proyectos, cuenta, y se ha logrado aguantar con el colchón de los buenos tiempos. Cree que han recibido el mazazo final. “El IVA tendría que ser superreducido, así aumentará la recaudación. Admitámoslo: en un paquete de medidas se les coló una con la que metieron la pata. No pasa nada, rectificar es de sabios. En Holanda, Francia y Portugal pasó igual y dieron marcha atrás”, insiste.
 
Los grandes festivales como Sónar o Primavera Sound aguantan. Pero cuentan con más de un 50% de público extranjero que incluye en el desembolso de la entrada una experiencia casi vacacional. Las grandes giras son otra historia, opina Roberto Grima, de Live Nation. Especialmente los conciertos de estadio. Rihanna no ha venido a Madrid este año, Muse hizo una sola fecha en Barcelona, Robbie Williams no vendrá tampoco, Depeche Mode solo hará pabellones cubiertos y no pasará por las provincias. “Es que todo esto supone que pagas menos a los artistas y muchos ya no quieren venir”, sentencia Grima.

La música tras la subida del IVA

La caída media de la recaudación por venta de entradas desde que se implantó la subida del IVA ha sido del 27,51%. Marzo ha sido el peor mes, con una caída del 42%. Pero las peores previsiones dibujan un panorama peor (de hasta un 50%) para verano.

El Gobierno de España, según el estudio de los promotores, ha recaudado 8.996.913,99 de euros con la subida del IVA. Pero ha perdido ingresos en concepto de IRPF, Impuesto de Sociedades o Seguridad Social por valor de 11.759.740,91 de euros.

Tope europeo. Alemania y Francia aplican un 7% de IVA a los espectáculos culturales, pero Reino Unido lo eleva hasta un 20%. España se encuentra en el extremo más elevado.

Asociaciones de promotores y representantes auguran el peor verano de la historia reciente con una posible caída de ingresos por venta de entradas de hasta el 50% respecto al verano anterior. Algunos de los grandes festivales sobreviven con el público extranjero que reciben.

23 jun. 2013

LAS PROTESTAS SIGUEN EN BRASIL TRAS LA OFERTA DE DIÁLOGO DE ROUSEFF

La mayor manifestación de este sábado congregó a cerca de 65.000 personas en la ciudad de Belo Horizonte

FUENTE: EFE / Sao Paulo 23/06/2013

Las manifestaciones que sacuden a Brasil desde la semana pasada prosiguieron hoy, con protestas en unas 20 ciudades, pese al diálogo propuesto anoche por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en un pronunciamiento a la nación. Ni el pronunciamiento en el que la jefa de Estado propuso un pacto nacional para mejorar los servicios públicos ni la reducción de las tarifas de transporte público en las mayores ciudades, que era la reivindicación inicial de los manifestantes, han convencido a los brasileños a cesar sus movilizaciones.

Las protestas, sin embargo, perdieron intensidad con respecto a las registras el pasado jueves, cuando cerca de 1,2 millones de brasileños salieron a la calle en un centenar de ciudades para exigir mejores servicios públicos, condenar la corrupción y criticar los altos gastos del Gobierno con el Mundial de fútbol de 2014.

La mayor manifestación de este sábado congregó a cerca de 65.000 personas en la ciudad de Belo Horizonte para criticar el despilfarro de recursos y los supuestos desvíos en la construcción de los estadios exigidos por la FIFA para que Brasil organice el Mundial y la Copa Confederaciones, que comenzó la semana pasada. Además de menos numerosas, las protestas de ayer tuvieron objetivos específicos, al contrario de las anteriores en que las reivindicaciones eran variadas. Así como en Belo Horizonte el blanco de la protesta fueron las inversiones públicas en el Mundial, en Sao Paulo se propuso criticar un proyecto de ley que pretende reducir el poder de investigación del Ministerio Público, y en Brasilia tuvo el objetivo de reivindicar derechos de la mujer.

Las únicas manifestaciones que terminaron con incidentes fueron en Belo Horizonte y Salvador
 
Las únicas manifestaciones que terminaron con incidentes fueron las de Belo Horizonte y Salvador, las ciudades en las que se disputaron partidos por la Copa Confederaciones.

La policía de Belo Horizonte utilizó bombas de gas lacrimógeno para dispersar a un grupo de manifestantes que insistía en marchar hacia el estadio en el que México venció a Japón por 2-1.

Los enfrentamientos a unos tres kilómetros del estadio Mineirao dejaron al menos doce heridos, entre los cuales cinco uniformados y un fotógrafo, así como un preso, según fuentes oficiales. Pese a la protesta, los espectadores que acudieron al Mineirao llegaron y salieron sin complicaciones del estadio. En Salvador también se registraron enfrentamientos, aunque menos graves, con manifestantes que querían acercarse al estadio Fonte Nova, en donde Brasil venció por 4-2 a Italia por la Confederaciones.

Unos 30.000 manifestantes en Sao Paulo y otros grupos menores en Brasilia y Goiania marcharon contra el proyecto de enmienda constitucional que le retira poderes de investigación al Ministerio Público, lo que, consideran, es una iniciativa de legisladores corruptos para favorecer la impunidad.

Otras 30.000 personas protestaron en Santa María contra la impunidad en que permanece el caso del incendio en una discoteca de esa ciudad que dejó 242 jóvenes muertos este año.

En Brasilia, unas 3.000 personas atendieron la convocatoria de la Marcha de las Vagabundas, una organización que lucha contra la supuesta idea de que las propias mujeres son responsables por los abusos sexuales que sufren. Las mujeres, en trajes provocativos, ropa interior y en algunos casos hasta con el pecho descubierto, protestaron contra un proyecto de ley en discusión en el Congreso que concede subsidios a las mujeres violadas que no desean ejercer su derecho a abortar y contra un proyecto de ley que permite a los psicólogos ofrecer tratamientos para "curar" a los homosexuales.

El 75% de los brasileños, con las protestas

El 75 % de los brasileños apoya las manifestaciones por mejores servicios públicos que hace dos semanas sacuden a Brasil, según una encuesta del Instituto Ibope cuyos resultados fueron divulgados en la última edición de la revista Época, que comenzó a circular este sábado. Pese al elevado apoyo, tan sólo un 6% dijo haber acudido a las manifestaciones y sólo un 35% de los que no atendieron a las convocatorias dijo que tuvo la intención de hacerlo.

Tan sólo la mitad de los brasileños que apoyan las protestas considera que las mismas provocarán cambios, según el sondeo que entrevistó a 1.008 personas en 79 municipios entre el 16 y el 20 de junio.
 

Las protestas se multiplicaron pese a que, según el sondeo, el 71% de los brasileños se dice satisfecho con su actual vida y un 43% tiene expectativas positivas sobre el futuro del país. Entre las personas que apoyan las protestas, un 69% está satisfecho con su vida y un 39% confía en un futuro mejor para el país.
En cuanto al motivo de las protestas, un 77% citó el deficiente transporte público, un 47% la insatisfacción con los políticos, un 32% la corrupción, un 31% deficiencias en la educación y la salud, y un 18 % la inflación.