ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

22 dic. 2011

RAJOY CONCENTRA EL PODER EN SÁENZ DE SANTAMARÍA


20 dic. 2011

MARIANO RAJOY, NUEVO PRESIDENTE DEL GOBIERNO

FUENTE: www.cuartopoder.es

EL RELEVO.- El líder del PP, Mariano Rajoy, ha sido elegido hoy presidente del Gobierno con 187 votos a favor (PP, UPN y Foro Asturias), 149 en contra (PSOE, CiU, IU, UPyD, BNG y Compromís) y 14 abstenciones (Amaiur, PNV y Coalición Canaria), al final de la segunda jornada de la sesión de investidura celebrada en el Congreso. La estructura y composición de su Gobierno la dará a conocer mañana mismo tras comunicársela al Rey. En la imagen el nuevo jefe del Ejecutivo recibe la felicitación de su predecesor, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien dedicó palabras de reconocimiento en su intervención final en el Congreso. / Foto: Efe-Pool

Rajoy sube las pensiones y anuncia un recorte de 16.500 millones
Martes, 20 diciembre 2011

Rajoy interviene desde su escaño en la sesión vespertina de la primera jornada del debate de investidura, ayer, en el Congreso. / Juanjo Martín (Efe)

(Actualizado a las 16:00 del 20 de diciembre)

Mariano Rajoy Brey es desde el mediodía del martes el sexto presidente del Gobierno de la democracia al haber resultado investido con 187 votos favorables frente a 149 en contra y 14 abstenciones por el pleno del Congreso de los Diputados. Votaron a favor los 185 diputados del PP, el de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, y el de Foro Ciudadano, Enrique Álvarez Sostres. La gran sorpresa la dio Amaiur, que se sumó a la abstención con los cinco diputados del PNV y los dos de Coalición Canaria. “No participamos en la elección del presidente del Gobierno de España”, explicaron. La abstención del PNV y CC fue un voto de confianza a la espera de que el presidente concrete algunos compromisos con Euskadi y Canarias.

Los votos contrarios fueron del PSOE, CiU, IU, UPyD, ERC, BNG, GeroaBai y Comprimís-Equo.

La segunda jornada del debate estuvo protagonizada por el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, y por los miembros del grupo mixto, en el que se integra Amaiur, que cuenta con siete escaños pero no ha podido formar grupo parlamentario por decisión de la mayoría del PP en la Mesa de la Cámara. Y el tema principal fue el final del terrorismo y la disolución definitiva de ETA, tal como reclamó Rajoy en sus réplicas.

Erkoreka le pidió que aplique la legalidad ordinaria a los reclusos de la banda terrorista y facilite el acercamiento, la progresión de grado y las excarcelaciones de los que han cumplido sus penas. Rajoy se comprometió a dialogar con el PNV sobre la materia “siempre con la ley en la mano”.

Mucho más contundente fue la respuesta al de Amaiur, Iñaki Antigüedad. “Yo a usted no le debo nada”, le espetó tras recordar a las víctimas y restregarle que de tres campañas en las que ha sido candidato, dos no las pudo terminar por la violencia terrorista. El ex dirigente de la antigua Batasuna le pidió altura de estadista para dar “una solución integral a un conflicto que es político”, y reclamó la autodeterminación del País Vasco. “Aquí estamos algunos dando pasos insuficientes hacia la suficiencia cuando otros no dan ningún paso sino que obstruyen”, añadió antes de pedirle que “sea radical” en el sentido que recoge el Diccionario de la Real Academia.

El socialista Rubalcaba consideró poco congruente optar por la abstención en vez de abandonar el hemiciclo, como hicieron los de Batasuna en 1993. “Si uno no quiere participar, se va; no se queda y se abstiene, porque entonces es que quieren que se sepa”.

Rajoy informará mañana por la tarde al Rey de la composición del nuevo Gobierno y luego lo hará público. Sus últimas palabras en el debate fueron para agradecer la tarea de Zapatero, que no volvió a La Moncloa y se encaminó en su nuevo coche oficial de ex presidente a un chalet alquilado en Somosaguas. Tras las expresiones de júbilo al conocer la votación y los saludos de los portavoces y diputados, Rajoy dijo a los periodistas: “Me siento contento porque han sido muchos años trabajando. Tengo ganas, ilusión y determinación para llevar a España adelante”.

El programa

Rajoy orientó su programa de investidura a la lucha contra la crisis y el paro, y no tuvo la épica ni  la filosofía que imprimió, por ejemplo,  Josep Antoni Durán i Lleida, a su discurso, ni el descenso a los problemas cotidianos que introdujo Cayo Lara. Las pocas concreciones que aportó fueron que subirá las pensiones el 30 de diciembre y recortará el déficit en unos 16.500 millones de euros para reducirlo al 4,4% comprometido en la UE. El primer trimestre será trepidante, con gran cantidad de medidas económicas y laborales, incluido un nuevo Presupuesto del Estado.

De la estructura del nuevo Ejecutivo y de sus miembros Rajoy sólo dijo que habrá un Ministerio de Agricultura, o sea, que al de Medio Ambiente, Rural y Marino le repondrá el nombre. El candidato anunció que su mandato supondrá “un punto y a parte”  y estableció dos directrices: estimular el crecimiento económico para parar el paro y colocar a España en la plaza que le corresponde en el concierto mundial a la salida de la crisis, todo lo cual sonó a farfolla a sus señorías, que se empezaban a dormir.

Para entonces ya Rajoy se había referido a la penosa herencia y, llamando “al pan pan y al vino vino”, aludía a los 5,4 millones de parados, al exiguo crecimiento y a la obligación, sin embargo, de reducir el déficit público en 16.500 millones de euros el año entrante,  todo lo cual representa “un círculo infernal”, si bien insistió en que no hacía “un ejercicio de masoquismo” sino que describía una endemoniada realidad de la que debemos salir todos juntos. Eso dijo.

A continuación, el candidato, que no se separó un milímetro del guión escrito, si bien incurrió en la dificultad de pronunciar la “internacionalización” y sufrió el lapsus de saltarse “el gasto” al anunciar que en 2012 revalorizará las pensiones de acuerdo con el IPC, enunció tres ámbitos de reforma: la presupuestaria, la financiera y la estructural. De la primera dijo que presentará la ley de estabilidad presupuestaria en enero, lo que significa anticipar cuatro meses el mandato de la reforma constitucional sobre el déficit cero para embridar el gasto de las autonomías y los ayuntamientos y liquidar empresas y fundaciones públicas. Como anticipó el canario José Manuel Soria y leyó Rajoy, se aplicará el principio de “una función, una administración”.

Abajo las duplicidades, pero también las trabas a la unidad de mercado y las contrataciones de personal innecesario: “Contratación cero, salvo policías y militares”. Eso dijo. Y “criterios nacionales” así en el calendario laboral, llevando los festivo a los lunes para dinamitar los puentes –salvo fiestas de gran arraigo–, como en materia escolar, implantando el bachillerato de tres años bilingüe (español-inglés) y trilingüe en las autonomías con lenguas oficiales.

Más allá de la lectura del programa electoral, Rajoy se comprometió a impulsar en seis meses “el saneamiento y la reestructuración de la banca”, sin desvelar si el Tesoro se hará cargo de los “activos tóxicos”, y, ya en materia fiscal, anunció grandes ventajas a los emprendedores, pymes y autónomos, entre ellas, que no tengan que anticipar el IVA por las facturas emitidas pero no cobradas. En este punto se registraron grandes aplausos. El aplausímetro de sus señorías del PP (diputados y senadores) vibró asimismo cuando Rajoy anunció que la vivienda seguirá desgravando en el impuesto sobre la renta y los impuestos no subirán, de momento.
Carme Chacón y Miguel Sebastián, ayer, a su llegada al hemiciclo para asistir a la sesión de investidura. / Paco Campos (Efe)

Rajoy se lió en lo atinente al déficit tarifario de las eléctrica, y su oponente provisional, Alfredo Pérez Rubalcaba señaló que ese era su talón de Aquiles y el de Cristobal Montoro, un ministrable que le ha hecho la vida imposible a Miguel Sebastián refutando los argumentos a los que ahora apela Rajoy para que no lleguemos a ser el quinto país con el mayor coste energético de la UE.

En lo atinente al ajuste fiscal para reducir el déficit al 4,4% del PIB en 2012 (16.500 millones de euros o dos billones y medio de las antiguas pesetas), Rajoy acabó reconciendo a instancia de Rubalcaba que una pare de la poda vendrá por la configuración de “la cartera de servicios básicos” en materia sanitaria, así como por la eliminación de duplicidades administrativas y, aunque no lo mencionó, por la liquidación de la cooperación internacional y la ayuda humanitaria a través de los programas de las ONGs. Soraya Rodríguez, secretaria de Estado en la materia, significó al cronista los anuncios entre líneas de Rajoy. También Emilio Olabarría destacó la omisión de la política autonómica en contraste con la “unificación” legal en materias que van desde los contenidos educativos a la normas comerciales.

Como señalaba al principio, Rajoy leyó un programa reformista y moderado en el que, como diría Manuel Fraga, destacó la prisa por terner prisa: ley de estabilidad presupuestaria, la reforma laboral para dar prioridad a los convenios de empresas, plan de empleo juvenil y la renovación de los órganos institucionales, desde el Tribunal de Cuentas al Constitucional, pasando por el Defensor del Pueblo, un cargo al que opta Luis Ramallo, el histórico parlamentario del PP que asistió a la sesión, se acometerán antes de marzo. Los recortes y ajustes de cuentas se presentarán antes del 31 de marzo meidante un nuevo presupuesto, en todo caso, siempre después de las elecciones andaluzas para no perjudicar a Javier Arenas.

El socialista Rubalcaba realizó una intervención trepidante, sin texto previo y pegada al terreno, pero no logró arrancar concreciones al candidato, que, eso sí, le ofreció diálogo y le recordó su mayoría absoluta. Rubalcaba dijo que aunque el PSOE vote “no” a la investidura, realizará una oposición constructiva y respaldará las iniciativas para frenar el desempleo. Otra cosa es que los incentivos que anunció Rajoy (3.000 euros fiscales por cada puesto de trabajo nuevo) resulten inviables sin una mayor presión fiscal sobre las rentas más altas.

Josep Antoni Durán i Lleida leyó un discurso más ideológico que pragmático y aunque no olvidó las reivindicaciones financieras y fiscales de Cataluña, arremetió entre líneas contra las corruptelas del sistema bancario y exigió disciplina y moralidad a los especuladores, algo insólito. Pero fue el de IU, Cayo Lara, quien mejor describio “la fractura social” y el aumento de las desigualdades por mor del dictat de los especuladores financieros. Con cinco millones de parados, a IU no le queda más remedio que ejercer la oposición con “radicalidad democrática” frente a un modelo “neoliberal” que, según dijo, representa Rajoy “sacralizando la reducción del déficit y generando más pobreza y desempleo”.
Rosa Díez conversa sonriente con el diputado de su grupo, el actor Toni Cantó, al llegar a la sesión vespertina del debate de investidura, ayer, en el Congreso. / Ballesteros (Efe)

Lara añadió que “IU seguirá en la calle” frente a la “dictadura de los mercados” y denunció las tecnocracia griega e italiana como golpes de Estado de los mercados que han secuestrado la democracia. En consecuencia prometió a Rajoy que si “algún centro del poder financiero exigiera sustituirle por un tecnócrata no elegido, IU estará a su lado, defendiendo la soberanía nacional”. En su monólogo, Lara exigió la reforma electoral y la regeneración democrática

Por su parte, Rosa Díez, de UPyD, ofreció una “oposición leal” contra la crisis, y aunque hoy votará” no” a la investidur de Rajoy, apoyará, dijo, cuantas medidas contribuyan a sacar al país de la depresión y el pesimismo. Reivindico la coherencia frente a lo que, en su opinión, es la disgregación autonómica y abogó por “la unidad de la nación española como instrumento imprescindible para garantizar la igualdad“.

En sus réplicas, Rajoy se condujo con parabienes y largas cambiadas. No se desvió del guión inicial. Y su única metáfora fue: “Ahora nos enfrentamos a una tarea ingrata, como la que atraviesan esos padres para dar de comer a cuatro con el dinero de dos”. Los socialistas le reprocharon: “Ahora sí, antes no”.

Rubalcaba dijo que aunque el PSOE vote “no” a la investidura, realizará una oposición constructiva y respaldará las iniciativas para frenar el desempleo.
 
LA QUE SE AVECINA...

18 dic. 2011

JON GOMM - PASSIONFLOWER



CORREN MALOS TIEMPOS; TODO ES MUY DIFÍCIL Y UNO EMPIEZA A PERDER LA ESPERANZA