ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

16 dic. 2009

HERMAN TERTSCH CONVIERTE SU AGRESIÓN EN UNA CUESTIÓN DE ESTADO

Responsabiliza del clima de "odio" de España a "la cadena orquestada por el presidente", al Gran Wyoming, a los blogueros y a un "Gobierno que siembra el cainismo"

FUENTE: Diario Público

Herman Tertsch ha convertido su agresión en una cuestión de Estado. El periodista ha relacionado el ataque que sufrió hace casi diez días con un supuesto clima de "odio" que, a su juicio, existe en España, y del que responsabiliza  a la "cadena orquestada por el presidente" (en clara alusión a La Sexta y al Gran Wyoming), a los "blogs que han deseado que sus heridas sean aún más graves" y a un "Gobierno que siembra el cainismo [...] cuyo presidente sólo sabe gobernar para la mitad de la nación".
El periodista se explicó en el editorial del programa de Telemadrid Diario de la Noche, que presentó desde la habitación del hospital en el que se se recupera de las heridas sufridas para dirigirse a "los que negaron la existencia de la agresión y después las heridas".



Tertsch cargó contra La Sexta y contra El Gran Wyoming: "Una cadena orquestada por el presidente", que, según él, le ha tildado de "asesino de pacifistas, jóvenes o ministros". Y tal y como había hecho pocas horas antes, volvió a amenazar al humorista, concretando esta vez que lo demandará "para que explique las bromas que ahora asegura no conocían antes de emitirse".
"Hay más encanallamiento entre los que disfrutan del dolor ajeno que en los propios agresores", se ha lamentado en referencia a los blogueros de la Red y a un "diputado español" que, dice, se ha regodeado con la agresión a Berlusconi.

Zapatero también tiene que ver

Tertsch vinculó su agresión con el clima de "odio" en el que, considera, desde el que José Luis Rodríguez Zapatero gobierna España. "Con este Gobierno ya no hay ni un solo campo social, económico y político que no se haya visto deteriorado por el mayor destructor de instituciones y generador de pobreza que ha habido en tiempos de paz en Europa en muchas generaciones."
El periodista concluyó su editorial haciendo un llamamiento a los españoles. "España puede recuperarse de las patadas por la espalda de la incompetencia, la ignorancia, la mediocridad y la soberbia". Finalmente, Tertsch se citó con sus televidentes para el próximo mes de enero.

Como ya hiciera desde su blog en Público, el pasado lunes El Gran Wyoming se vio obligado a salir en defensa propia al aclarar que las declaraciones de Tertsch incluidas en los vídeos de humor, que estaban claramente "manipulados", se han sacado de contexto. En este sentido,  explicó que la frase de Tertsch de que mataría a 20 terroristas si pudiera con eso liberar a los españoles secuestrados en Mauritania tiene un sentido diferente según el formato de programa elegido.  "Entre que esta frase la diga Espinete en Barrio Sésamo o Iñaki Gabilondo abriendo el informativo hay un matiz que determinados profesionales de la información no han querido ver interesadamente y con mala fe", sostiene Wyoming, que cree que deducir de los vídeos que se está acusando de asesino a Hermann Tertsch "es una interpretación perversa".

La agresión a Tertsch deriva en una trifulca política y mediática

El suceso, que empezó como un altercado en un bar, deriva en un conflicto en el que participan líderes políticos, como Esperanza Aguirre, y mediáticos, como 'El Gran Wyoming'

Lo que empezó como un altercado en un bar ha derivado en un conflicto en el que han participado líderes políticos, como Esperanza Aguirre, y mediáticos, como José Miguel Monzón, conocido como El Gran Wyoming. Hermann Tertsch, director del informativo nocturno de Telemadrid, sufrió, según su relato, una agresión en la madrugada del martes de la semana pasada cuando se encontraba en un bar de una céntrica zona de Madrid. "Recibí un golpe de profesional. Tengo dos costillas rotas y un pulmón dañado", contaba ayer el periodista desde el hospital donde está ingresado.

Aguirre, Nuevas Generaciones del PP de Madrid y medios conservadores y ultras vincularon la agresión con El Gran Wyoming, que había parodiado, en el programa El intermedio (La Sexta), a Tertsch por declararse dispuesto a matar "a 15 o 20" terroristas para salvar la vida a compatriotas secuestrados. Miembros de Nuevas Generaciones desplegaron una pancarta frente al hospital que acoge a Tertsch con el eslogan: "La Sexta y ZP, no más patadas contra la libertad". Aguirre aseguró que "el hecho de que Tertsch sea un periodista crítico con el Gobierno no puede justificar la agresión", pero tampoco "agresiones morales en forma de presuntas bromas". Wyoming criticó ayer a Aguirre: "Me siento una víctima. Quieren hundir mi carrera y mi prestigio".

Discusión en el bar

De acuerdo con la policía, el incidente no tuvo relación con las posiciones ideológicas de Tertsch ni con su profesión. El periodista, según el relato de testigos recogido por las fuerzas de seguridad, llegó al citado bar solo sobre las tres de la mañana. Sobre las seis mantuvo una discusión con otro hombre, empresario de locales de ocio, que estaba acompañado por dos mujeres. Fue en ese momento, según la policía, cuando Tertsch recibió un empujón. El periodista cayó al suelo y se golpeó con un sillón.
La investigación de la policía pretende esclarecer la identidad del presunto agresor, las causas del altercado y de las lesiones. Frente a las insinuaciones de Aguirre y del PP de Madrid, el periodista aseguró: "Creo poder negar que haya un vínculo entre el programa de Wyoming y mi agresión, pero no digo que futuros golpes no se deban a las críticas que me hace ese señor".



ACCORDING TO www.escolar.net


La verdad sobre el caso Tertsch

Se veía venir: el equivalente zapateril del asesinato de Calvo Sotelo ha quedado reducido al absurdo de una triste pelea de bar, tan irrelevante para la salud de la democracia como el falso secuestro de Martín Prieto (o de Bartolín). Hermann Tertsch no se acordaba de nada. Poco a poco, ha recuperado la memoria, que no la cabeza. “Pueden haber sido moros o antifascistas o gente normal del cine o la SGAE”, dice Tertsch en La Razón. Se queda corto en su hipótesis. Por poder, también puede haber sido Chuck Norris o un comando ninja. Pero la Policía trabaja con otras hipótesis, bastante más simples.

Sigue leyendo “La verdad sobre el caso Tertsch”

GRAN WYOMING SE DEFIENDE