ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

12 may. 2011

BATALLA CAMPAL ENTRE VECINOS Y POLICÍAS EN LA SUERTE DE SAAVEDRA DE BADAJOZ

Los agentes decidieron retirarse cuando comenzaron a lanzarles piedras, palos e incluso alguna olla exprés desde las terrazas y los balcones

FUENTE: www.hoy.es / 12.05.11 - 00:29 - E. F. V. | BADAJOZ.



La Policía acudió al barrio cuando un vecino denunció que le habían roto el cristal del coche

Entre 100 y 150 personas plantaron cara los agentes y cinco policías sufrieron lesiones leves

Dicen quienes saben de delincuencia que la calle Olof Palme, esquina con Eduardo Naranjo, es una de las más conflictivas de España. Tal vez sea exagerado pensar que ocurre así, pero la madrugada de ayer volvió a vivirse un episodio de violencia en este pequeña porción de ciudad enclavada en el corazón de Suerte de Saavedra.

Los vecinos han contado que el conflicto se originó cuando alguien fracturó la luna trasera de un coche aparcado a las puertas de una bocatería. Ese vehículo es propiedad del dueño de ese negocio y su propia madre, que observaba la escena desde un piso, telefoneó a la sala del 091 para alertar de lo que estaba sucediendo.
Eso pasó a la 1 de la madrugada y unos minutos después se desplazaron a la zona dos coches patrulla del Cuerpo Nacional de Policía. En total, cuatro agentes que escucharon la versión de los hechos y se dirigieron a la zona donde se presumía que se encontraba la persona responsable del ataque vandálico.

Tanto la bocatería como el grupo en el que se supone que estaba el responsable de los hechos se encontraban en la calle Olof Palme: el negocio, en el tramo dedicado a locales comerciales; y el grupo de vecinos, en una zona más próxima a la esquina con Eduardo Naranjo.

Aún se desconoce cómo sucedieron los hechos, pero todo hace suponer que los agentes no fueron bien recibidos por las personas que se encontraban en la calle, muchas de ellas pertenecientes a una familia muy conocida en el barrio, por lo que decidieron
solicitar la ayuda de refuerzos.

De forma progresiva fueron llegando nuevas dotaciones y hasta cinco coches del Cuerpo Nacional de Policía se sumaron a la intervención. Igualmente fueron comisionados los tres vehículos de la Policía Local, que también se desplazaron a Suerte de Saavedra para prestar apoyo a sus compañeros.

Pero el despliegue de efectivos no tuvo el fruto esperado y comenzó un grave enfrentamiento en el que pudieron participar entre 100 y 150 vecinos. Unos estaban en la calle y los otros se refugiaban en los balcones de sus viviendas, desde donde comenzaron a caer piedras, palos e incluso alguna olla exprés que, por fortuna, no alcanzó a ninguno de los presentes.

Aunque la Jefatura Superior de Policía de Extremadura no ha facilitado información sobre lo ocurrido «por tratarse de un asunto que está en investigación», HOY ha podido saber que en la «emboscada» que sufrió la Policía resultaron lesionados cinco agentes.

Ninguno de ellos sufrió lesiones graves, pero todos se desplazaron a un centro médico para ser tratados de las dolencias que sufrían. En algún caso fueron alcanzados por las piedras, unos proyectiles que también causaron daños en varios coches patrulla.

La Jefatura de Policía no ha ofrecido datos al respecto, pero los vecinos aseguran que el dispositivo policial no logró hacerse con el control de la situación, por lo que decidió retirarse después de hacer uso de las defensas.
Está confirmado que los agentes aguantaron las pedradas, los insultos y las embestidas sin hacer uso de las pistolas, un detalle que destacaron algunos vecinos. «Yo creí que iban a disparar al aire para controlar la situación, pero no lo hicieron».

Antes de marcharse, los policías nacionales arrestaron a una joven de 18 años, aunque se desconoce si fue por su relación con el ataque al coche o por hacer frente a los policías. También fue detenido otro varón del que no ha trascendido ningún dato.

Jesús Rocho Sosa, el padre de la detenida, dijo ayer por la mañana que a su hija la introdujeron en el coche a la fuerza. «La llevaban arrastrando», aseguró mientras mostraba unas manchas de sangre en su ropa. Otro familiar añadió que incluso la cogieron del pelo, acusación con la que justificó la reacción de los vecinos. «Después de ver eso, la gente estaba indignada y comenzó a lanzar piedras». «Reaccionó todo el barrio, no la familia», aclaró este joven.

Rechazo vecinal


Un punto de vista distinto tiene el propietario de la bocatería a cuyas puertas se originó el conflicto. Andrés Santiesteban abrió el negocio hace año y medio y asegura que los problemas comenzaron cuando se negó a vender fiado a una familia muy conocida de la barriada.

Este varón ha relatado que unos días después de negarse a hacer la venta se presentaron en su negocio varios miembros de esa familia armados con un cuchillo. «Me tiraron la comida, se cagaron en mis muertos, me amenazaron con quemar el local».

Eso ocurrió la semana pasada, y la madrugada de ayer, cuando estaba cerrando el local, alguien le fracturó la luna trasera del coche, que estaba aparcado frente a la bocatería. «Le rompieron el cristal con un palo», explicó Juana Díaz Valcárcel, la madre del afectado.

Fue en ese instante cuando llamaron a la Policía y se inició una actuación que concluyó precipitadamente tras la reacción de los vecinos, el lanzamiento de piedras y la retirada de los agentes.

El presidente de la Asociación para la Recuperación de Suerte de Saavedra, Antonio Chacón, dijo ayer por la mañana que este tipo de actos ponen de manifiesto la inseguridad que afecta a la barriada de Suerte de Saavedra. «De 24 locales que había, ya hay 6 que han cerrado. Y ahora quieren irse otros cuatro por los continuos robos que sufren. No es normal que se lleven las cosas por la cara».
Chacón hizo estas declaraciones tras desplazarse a Mérida en compañía de Juana Díaz Valcárcel y de otra vecina. Querían reunirse con los responsables de la Consejería de Fomento para pedirles que desahucien a las familias que ocupan ilegalmente viviendas sociales del barrio. «Si anoche no pudieron controlar la situación, ¿qué podemos hacer nosotros que estamos indefensos?», se preguntó Chacón.

De momento, la única autoridad que se ha pronunciado sobre lo ocurrido es Miguel Celdrán, quien planteó la posibilidad de crear una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en la barriada de Suerte de Saavedra. «Supongo que el jefe de la Policía tendrá que jugar con los medios que tiene, pero en la Plaza Alta hay un policía, solo uno, y avisa cuando hay barullo porque al menos ve lo que pasa».



Y AHORA EL TONTO ESTE, QUIERE PONER UNA COMISARÍA EN EL BARRIO... AHORA... PRECISAMENTE EN PERIODO ELECTORAL... CUANTO SUSMAIKEL !!

No hay comentarios: