ALL THE BEST LOCATIONS ARE LOCATED ON THE MARGINS

11 nov. 2015

EL PAÍS SE CARGA AL MEJOR

FUENTE: www.infolibre.es

Medios comunicación

‘El País’ despide a Miguel Ángel Aguilar

  • El veterano periodista se mostró crítico, en un reportaje publicado el viernes en The New York Times, con los principales diarios españoles
  • El País decidió suspender de forma inmediata su columna semanal, que publicaba desde 1994

El periodista Miguel Ángel Aguilar, en una imagen de archivo.
El periodista Miguel Ángel Aguilar, en una imagen de archivo.
 
El País ha despedido a Miguel Ángel Aguilar de forma fulminante tras las críticas que el veterano periodista expresó sobre los principales diarios españoles en un reportaje publicado el pasado viernes en The New York Times. "Los periódicos están en manos de los acreedores", destacó Aguilar al diario estadounidense, donde también aseguró que la situación en El País podría haber "alcanzado niveles de censura".
Miguel Ángel Aguilar tenía una columna semanal en El País desde el año 1994. Le fichó el entonces director, Jesús Ceberio. El pasado mes de septiembre, el columnista fundó el semanario Ahora, dedicado a publicar análisis y reportajes en profundidad.

Fuentes del entorno del periodista confirmaron a infoLibre el despido: “Le llamó José Manuel Calvo, el jefe de opinión, y le dijo que para liberarle de la presión que denunciaba en el artículo del New York Times quedaba suspendida su columna”. Dichas fuentes lamentaron que “para contratarle le llamase el director y para despedirle lo haya hecho el jefe de opinión”.

Aguilar también colabora habitualmente con la Cadena Ser, otro de los buques insignia del Grupo Prisa. "De la Ser no sabemos nada", comentaron las fuentes de su entorno consultadas por este periódico. 

"Los periódicos están en manos de los acreedores"

En el reportaje de The New York Times, titulado "Los medios en España se encuentran ahogados por el Gobierno y la deuda", periodistas como el director de El Español, Pedro J. Ramírez, o el propio Aguilar denunciaban las presiones gubernamentales y de los acreedores. “Trabajar en El País era el sueño de cualquier periodista español", afirmó el veterano columnista en esa pieza del diario norteamericano, en el que explicaba que "ahora hay gente tan exasperada que se está yendo, a veces incluso con la sensación de que la situación ha alcanzado niveles de censura".

"Los periódicos están en manos de los acreedores, y también en las de un Gobierno que ha ayudado a convencer a los acreedores de que los periódicos deberían seguir vivos incluso cuando están asfixiados a causa de sus deudas", sostenía igualmente Aguilar, que señalaba que "ésta es una situación de dependencia que hace un terrible daño a la credibilidad de los medios en este país".

The New York Times también recogía la postura del presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, que durante una presentación del grupo descartaba que su deuda influyese en los medios de comunicación y sostenía que "lo que se publica es lo que el director de El País quiere publicar". En cualquier caso, explica el reportaje, el propio Antonio Caño, director de El País, reconoció que en España "el poder político está francamente muy lejos del de Reino Unido en términos de aceptar el papel fundamental que cumplen los medios de comunicación".
La última de varias controversias

Los casos de otros ex-periodistas de El País también aparecían en el reportaje. Por ejemplo, el de Juan Pedro Velázquez-Gaztelu, que actualmente es redactor jefe de la revista Alternativas Económicas y que afirmó que, a su juicio, "no ha habido un momento peor para la libertad de expresión en España desde la muerte de Franco". Los periódicos, según Velázquez-Gaztelu, "han perdido su independencia editorial cuando hablan de las grandes compañías, especialmente los bancos".

El despido de Aguilar no es la única polémica en la que se ha visto envuelto El País en los últimos meses. Tal y como recogía The New York Times, su director, Antonio Caño, "anuló recientemente un intento de los miembros de su comité de redacción para organizar un voto de confianza" sobre su gestión, una actuación que se suma al malestar que generó en la redacción la intención de Caño de librarse de una querella interpuesta por el empresario Jaume Roures contra él y contra una redactora del periódico que le acusó de tener cuentas en paraísos fiscales.

No hay comentarios: